Historia

Alparamis nació como vivero en el año 1988, en Avenida del Libertador 2229, Olivos.

Fue una mezcla de azar, oportunidad y magia: les suspendieron un pedido importante de pinos y por falta de lugar, los acomodaron en la calle. Con el objeto de atraer clientes, los decoraron con moños rojos e, inesperadamente, la gente se acercaba a comprar los adornos. Resultado: se vendieron todos.

A partir del año 1990, Alparamis comenzó a funcionar como una Aldea Navideña con su cielo estrellado, las casitas cubiertas de nieve, y un sinfín de muñecos móviles que divierten y fascinan a los visitantes. Finalmente, desde 1994, Alparamis se dedicó de lleno a la Aldea, incorporando varias tradiciones para festejar todo el año.  

Hoy, con varios años de historia y numerosas sucursales, es acertado afirmar que Alparamis es ya una tradición. Entrar a Alparamis es ingresar a un mundo mágico, a un viaje a la imaginación, donde todo es posible.

Con sus 4 líneas, Alparamis busca que cada uno pueda encontrar el producto que desea para cualquier ocasión.

  • Tradiciones: Para vivir la magia de las fiestas.
  • Haus: Para disfrutar de tu hogar.
  • Regalos: Para sorprenderte y sorprender.
  • Kids: Para crecer y jugar.